Hello pottingers!

Otra entrada más de las fijas, de las dedicadas al maquillaje, en este caso a las bases de maquillaje que junto con las máscaras de pestañas, es de mis cosméticos favoritos.
Después de muchísimos años usando la base Soft Matte Natural Finish Makeup de Estee Lauder, un maquillaje destinado a pieles mixtas con la que obtenías un acabado impecable, y de dejar de usarla por dejar de comercializarse en España (no entiendo por qué).  Me puse a la tarea de buscarle sustituta y uffffffffffff me costó lo suyo, pero por fin la encontré y en una versión muy mejorada. 

La base que uso desde hace casi un par de años y por tanto mi favorita es la Revlon Colorstay Makeup for combination/oily skin.



Está claro que a estas alturas no voy a descubrir nada nuevo en el mundo bloggeril porque es una producto que lleva ya unos años en el mercado, pero cuantos más maquillajes pruebo más me gusta éste.

Siempre se ha visto a esta base como un clon de otras bases de marcas más caras como Lancôme Teint Idole Ultra 24hr foundation, Double Wear Stay-in-Place Makeup de Estee Lauder o Studio Fix Fluid de MAC.  Yo no lo creo así, la Colorstay es mucho más que un clon porque tiene muchas cosas que la hacen diferente, además es de Revlon, una marca con una excelente calidad en productos cosméticos y capilares. 

La base Colorstay ofrece una excelente cobertura, tapa los granitos más difíciles y las manchas más acentuadas igualando la piel, haciéndola uniforme y lisa. Tiene una cobertura media-alta pero es modulable en función de la cantidad utilizada y de las herramientas que utilicéis.  Si usamos para aplicarla una stippling brush, el resultado es simplemente espectacular, la base se difumina y queda una piel perfecta.  Si utilizáis los dedos la cobertura es mayor y si usáis una esponja ligeramente humedecida en agua, el efecto será mucho más esfumado por lo que la piel se verá más transparente.




Es una base que seca con mucha rapidez por lo que hay que aplicarla rápido.  Es mejor depositar una pequeña cantidad en el dorso de la mano e ir aplicando poco a poco el producto por zonas.  No pongáis base en frente, pómulos, nariz y barbilla para ir poco a poco trabajándola porque se secará y no habrá forma de extenderla después.  Es uno de los puntos que al principio puede resultar un inconveniente pero en cuanto le pillas el tranquillo no da ningún problema.
No es necesario usar polvos matificantes después aunque se pueden usar para evitar que los brillos salgan antes.  Yo uso los de Shu Uemura pero cualquiera sin demasiado poder absorbente servirá ya que es una base muy, muy secante.

Deja un aspecto totalmente mate, nada de jugosidad sobre la piel, pero eso es precisamente lo que yo busco y quiero con una base específica para pieles grasas.  Las pieles secas, entiendo que busquen un aire glow para no hacer que su piel presente un aspecto plano, pero yo que tengo la piel mixta-grasa, no quiero nada que pueda hacer que mi piel presente un aspecto más brillante del que ya tiene por sí.  Siento discrepar quizás con muchas de vosotras, pero no me gustan nada las bases glossy, lo que quiero conseguir cuando me maquillo es una piel libre de brillos y eso es precisamente lo que me aporta esta base.

Lo mejor, para mí, de la Colorstay es su alta duración.  Promete estar intacta durante 16 horas gracias a la fórmula ColorStay SoftFlex .  Al ser un maquillaje pensado y destinado a pieles mixtas y grasas, no tiene perfume, es oil free y ayuda a controlar los brillos todo el día, manteniendo la piel fresca y ligera.  Yo no diría que aguante 16 horas, pero sí unas 6-8 horas sin retoques.
A mí personalmente no me parece una base pesada, y yo no la siento así.  Además, y por contra de lo que me pasaba con el Double Wear de Estee Lauder, no se cuartea en absoluto ni resalta en exceso las zonas secas del rostro.  Tampoco voy a decir que las hidrata pero para ser una base tan secante, mantiene un cierto equilibrio entre las zonas a secar y las zonas a hidratar. 

La Colorstay es de esas bases que consiguen una hazaña sobre todo esos días que te levantas con una cara horrorosa y piensas que no puede haber milagro que mejore eso.  Pues sí, lo hace, consigue que te vayas a trabajar con un aspecto más que digno y que tengas buena cara al instante. Además ese efecto se mantiene durante horas por lo que hasta en jornadas largas o con calor o humedad, la base responde perfectamente. 


Hasta aquí todo lo bueno, ahora viene lo malo... 

Es una base difícil de encontrar, por lo menos donde yo vivo no hay ningún sitio físico donde comprarla, así que hay que conseguirla por internet.  Yo antes la compraba en El Corte Inglés, pero parece ser que debido a un problema con el distribuidor (Colomer), dejaron de comercializarla.  Esto causa un problema: la dificultad de saber tu tono exacto a la hora de comprar on line.


La equivalencia con MAC, que es el rango de tonos por el que se rige todo el mundo, podría ser esta teniendo en cuenta que los NW corresponden a tonos rosados o cálidos y los NC a tonos dorados o fríos:
  • Ivory: NW 15 
  • Buff: NC20
  • Sand Beige: NC20-25
  • Nude: NC25
  • Natural Beige: NW20
  • Medium Beige: NC25/NC30
  • Fresh Beige: NW25
  • Golden Beige: NC30
  • Warm Golden: NW30/NC30
  • True Beige: NW30
  • Natural Tan: NC40/NC42
  • Early Tan: NW35
  • Rich Tan: NW35
  • Golden Caramel: NC40/NC42
  • Toast: NC43/NC 44
  • Rich Ginger: NW45
  • Caramel: NC45
  • Cappucino: NC50
  • Mahogany: NW50/NC55
  • Mocha: NW55
En realidad, hay 20 tonos aunque en la web de Revlon  y en la mayoría de las tiendas sólo hay disponibles 9.

 

Por otro lado, la Colorstay tiene un bajísimo índice de protección solar, tiene 6 SPF y en el caso de los tonos más oscuros, como el Mahogany o Mocha, carece de SPF. Sinceramente no lo entiendo. Además en la versión para pieles normales a secas el índice de protección es de 15. ¿Por qué?, incomprensible.

Y como ultimo punto negativo es el envase. El bote es de cristal cilíndrico, pesado y sin aplicador. ¿Puede haber un recipiente peor?, lo dudo.  Si se te cae al suelo, se rompe, el tapón es de rosca y la base se desparrama por la boquilla y ésta es excesivamente grande por lo que no se puede controlar la cantidad de producto que sale.  Hay otros maquillajes de Revlon que tienen dosificador, sin ir más lejos el Revlon Photoready Makeup, así que no entiendo cómo no mejoran en ese aspecto teniendo otros productos que ya incorporan el envase con pump.



 
El precio depende mucho de dónde la compréis, antes cuando la vendían en El Corte Inglés el precio era de aproximadamente 20€, pero en ebay o en tiendas on line podéis encontrarla desde 11€.

A mí es una base que me encanta, es mi favorita desde hace ya un tiempo y aunque he probado muchas y de muy diferentes marcas, no deja de ser un maquillaje que me sorprende por su excelente calidad y resultados, además de tener un precio asequible.  Además, fotografía muy bien, ya que al tener un SPF tan bajo no hace "efecto fantasma", aunque para fotos sea más adecuado el Photoready.

Puntuación: 9/10
¿La volvería a comprar?, SÍ rotundo.  Es mi base favorita y casi única que uso desde hace casi 2 años.  Mucho me tiene que sorprender otra base para que cambie esta que sin duda es BBB (=buena, bonita y barata).

Editado: Os dejo con otro post (aquí) que complementa a este, espero que os resulte útil.

¿Os animáis con la Colorstay?



Enlaces a esta entrada
Hello pottingers!

Ayyyy como siento no haber podido actualizar tanto como hubiera querido, pero me ha sido imposible... 
Pero ya basta de excusas!, hay que volver al trabajo y hoy vengo con otra entrada de esas que son fijas en el blog, las dedicadas al acné adulto.  Yo, de momento, es algo que tengo semi controlado y digo "semi" porque creo que el acné es algo que no se cura nunca, que siempre está latente por lo que hay que tener siempre mucho cuidado con los productos que se usan para no causar un brote, y sobre todo, usar productos preventivos para no alimentar a esos molestos granitos.

Aprovecho para recordaros las otras entradas dedicadas al acné adulto:
La dedicada al Effaclar Duo de la Roche Posay
La del Acnilaude K de Cum Laude
La correspondiente al Sébium Sérum de Bioderma
La entrada sobre el  Effaclar K de La Roche Posay
Y finalmente la del té verde

La entrada de hoy es sobre algo que es más viejo que la pana, pero que es tremendamente efectivo para el acné: la levadura de cerveza.



La levadura de cerveza es un hongo unicelular que se obtiene de la descomposición del gluten de la malta o cebada. Una vez obtenido, se lava y se seca para que sea apto para el consumo.
La levadura de cerveza que se usa como suplemento dietético no debe confundirse con la que se usa para subir el pan o para la elaboración de la cerveza. Esta levadura se ha secado a altas temperaturas lo que determina que no tenga capacidad de fermentación. Esta levadura se obtiene como un subproducto a partir de la fermentación de la cerveza (queda depositada en el fondo de los tanques de maduración y almacenaje de la cerveza en frío). Después de su lavado y secado ya es apta para su consumo. Aunque se obtenga con la elaboración de la cerveza, evidentemente, no tiene alcohol.  

La levadura de cerveza tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud, entre ellas su importante aporte de proteínas, la regulación de nuestros niveles de azúcar en sangre, pero sobre todo y la que aquí nos importa,  la de mejorar el estado de la piel, y favorecer el crecimiento del pelo y las uñas.
Centrándonos en sus propiedades estéticas, este alimento destaca por tener un efecto depurativo sobre la piel y por ser rico en zinc, mineral astringente, antiséptico y protector bactericida para la piel.
Además es rico en proteínas y vitaminas del grupo B que hacen una combinación ideal para la regeneración de los tejidos. Tiene rápidos y comprobados efectos en la recuperación de la piel después de quemaduras o intervenciones quirúrgicas.

La levadura de cerveza, es un complemento alimenticio rico en vitaminas, especialmente del grupo B. Entre ellas encontramos la vitamina B1 (tiamina), vitamina B2 (riboflavina), vitamina B3 (niacina), vitamina B5 (ácido pantoténico), vitamina B6 (piridoxina), vitamina B8 (bitoina), vitamina B9 (ácido fólico) y vitamina B12 (cianocobalamina).
Es un gran depurador de la piel, lo que lo hace fundamental en esos casos de acné tanto juvenil como adulto que es mi caso.

Es MUY IMPORTANTE que tengáis paciencia y que seáis constantes como con todo tratamiento que empecéis.  No vale con tomar levadura 2 o 3 semanas y pretender que desaparezca cualquier lesión acnéica o tener un pelo como el de Gisele Bundchen.  Hay que ser paciente y empezaréis a ver resultados a partir de 4 o 5 meses, dependerá de vuestro estado de salud, y de muchos otros factores como alimentación o demás cuidados estéticos que sigáis.

Tiene que quedarnos claro que la levadura de cerveza no es un producto artificial, ni un medicamento, es un alimento y como tal, no hay limitaciones en cuanto a su consumo.  Podemos tomar levadura de cerveza toda la vida, es un nutriente como pueda ser la fruta, la carne o los lácteos.  Es decir, en otros remedios de herbolario, tenemos que hacer ciclos de tomas, pero no así en la levadura de cerveza.  Es tan beneficioso para la piel, que podemos tomarlo sin interrupción siempre que queramos y todo el tiempo que necesitemos.
Yo hace más de un año que lo tomo y no pienso dejar de hacerlo.


Tiene un altísimo contenido en proteínas y además estas tienen un alto valor biológico ya que tienen todos los aminoácidos esenciales, con lo cual es ideal como complemento para las dietas vegetarianas. Su valor protéico es superior al germen de trigo, al de la soja y superior a la carne de ternera, ya que posee todos los aminoácidos esenciales. También tiene un alto contenido en Selenio, Zinc, Fósforo, Magnesio y Cromo, lo que lo hace indicado en diabéticos pues ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre y en hierro.

Se puede comprar la levadura de cerveza en forma de polvo o en forma de copos, para añadir directamente a la comida. También hay comprimidos para ingerir dado que a algunas personas, como a mí, no nos gusta el sabor amargo de este producto. La dosis habitual en caso de optar por el polvo o copos, es de 2 o 3 cucharadas diarias tomadas poco a poco para no alterar el sabor de las comidas.  En caso de tomar comprimidos, variará según el fabricante o el laboratorio donde se produzca por lo que deberemos atender a lo que nos indique el prospecto.  En cualquier caso se suelen ingerir entre 4 y 12 comprimidos diarios.

Algunas personas pueden manifestar problemas de adaptación a este suplemento al que no se encuentran acostumbrados. Entre los síntomas más habituales de estos problemas iniciales se encuentran: picor, manchas en la piel, urticaria o flatulencias. Ninguno de estos se ha dado en mi caso pero como cada persona somos un mundo, hay que avisar, como con todo alimento, que no a todas las personas puede sentarle bien.  Ya sabéis que hay infinidad de alergias alimentarias que pueden causar estos mismos síntomas, por lo que bastaría con dejar de tomar levadura de cerveza para dejar de padecer estos problemas.




La levadura de cerveza tiene un efecto comprobado de rejuvenecimiento sobre la piel, la limpia desde el interior y la regenera por completo.  En mí ha tenido un efecto totalmente milagroso, me ha cambiado totalmente la textura de la piel y ha limpiado mi cara de ese molesto acné con espinillas tan brutales que tenía. La piel se ve sencillamente sana, purificada y limpia.
A esto tengo que decir que el éxito de mi particular batalla contra el acné, se basa en muchos factores y no sé cuál de ellos es el que más ha ayudado, lo que está claro es que me ha funcionado.  A lo que me refiero es que yo he seguido una estricta rutina anti-acné que se basa desde un cambio en la alimentación (a lo que dedicaré otro post), hasta un cambio en usos cosméticos y en la toma de suplementos alimenticios como es la levadura de cerveza.  De eso os hablo en esta serie de entradas dedicadas al acné adulto.

Pero no sólo es útil contra el acné, la levadura de cerveza es un importante aliado cosmético ya que al ser una de las principales fuentes de biotina ( vitamina B8 ) , mejora la calidad de cabello, uñas y piel, lo que os ayudará a tener un pelo y uñas sanos, fuertes y hacer que estos crezcan con mayor rapidez.

Es muy fácil de encontrar en herbolarios, tiendas de dietética, parafarmacias y supermercados. Yo la compro de diferentes marcas y laboratorios, según me pille...  Normalmente compro la de Mercadona que es de los laboratorios Valens.  El envase es de 60 comprimidos y el precio son 4,50€.  El fabricante recomienda tomar 2 cápsulas 2 veces al día antes de las comidas (en mi caso el desayuno y la cena).
Hasta aquí os he presentado la panacea contra el acné, pero ya sabéis que no todo es bueno al 100% ya que mientras que para algunos tipos de acné (como el vulgaris o comun) puede estar recomendado el consumo de levadura de cerveza por sus propiedades nutricionales, para el acné iatrogénico**, la vitamina B que es abundante en la levadura de cerveza, puede resultar perjudicial. Por este motivo es recomendable consultar a un dermatólogo antes de incluir la levadura de cerveza como complemento dietético en el tratamiento del acné o que tengáis claro qué tipo de acné es el vuestro.
**el acné iatrogénico es un tipo de acné causado por el uso/abuso de ciertos medicamentos o sustancias tales como esteroides anabolizantes, androgénicos o testosterona (p.ej.: corticoides, anticonceptivos...)


Podría extenderme mucho más hablándoos de la levadura de cerveza pero creo que ya me ha quedado un post larguísimo y no sé si a estas alturas hay alguien todavía leyendo estas líneas por lo que simplemente os voy a recomendar que lo probéis.  Ya sabéis que siempre os digo que no perdéis nada por probarlo, que hay tratamientos mucho más costosos, molestos y dañinos para la salud que no son para nada la solución.  Al fin y al cabo, esto es un remedio natural que lleva muchos años usándose y que como dice mi madre, lo único que te puede hacer es que no te haga nada, pero ¿por qué no intentarlo?.

¿Os animáis con la levadura de cerveza?.

Enlaces a esta entrada
Hello pottingers!

Por si a estas alturas no os habéis dado cuenta todavía que me obsesionan las mascarillas faciales, aquí va otra que añadir a mi lista de cosmética asiática.
Desde niña me encantan las mascarillas para la cara.  Cuando no tenía dinero (ahora tampoco, pero bueno...) me elaboraba ungüentos caseros con los productos que le pillaba a mi madre en la cocina.  Recuerdo que tenía un archivador roñoso con miles de recetas que entonces, que no existía internet, conseguía recopilar de revistas de belleza y de programas de televisión en las que las famosas daban sus "truquitos".
Lo curioso es que antes no las necesitaba y aún así me encantaban!. Ahora, algunos años después, todavía conservo esa ansiedad por este tipo de producto cosmético que creo que es totalmente necesario para conservar una piel en óptimas condiciones.  Creo que aplicar diferentes mascarillas 2 o 3 veces por semana, es imprescindible para lucir una piel lisa, limpia, hidratada y sana.
Hoy os vengo a hablar de otra mascarilla que añadir a la lista de cosmética asiática:

Kiwi Yogurt Mask de Skin Food
 

Skin Food es una marca coreana muy conocida por tener una amplísima gama de productos de colorido y cuidado de la piel. Su estética y su packaging es muy curioso y original y lo mejor de todo, sus precios son asequibles para todos los bolsillos.  El año pasado tuve la oportunidad de entrar en una de sus tiendas en Singapur y son una delicia.  Están decoradas en tonos cálidos, con estanterías de madera y colores que nos recuerdan a la naturaleza. 
Esta marca sigue el principio "Food Therapy", es decir, "alimentar la piel", por eso contiene ingredientes nutrientes y energéticos naturales como plantas y frutas frescas.  Con ello lo que se pretende es que si los alimentos son buenos para la salud, también son para la piel.
Esta mascarilla contiene kiwi rico en vitaminas y yogurt que hidrata, controla la grasa y minimiza los poros además de eliminar las células muertas de la piel.  Por ello está especialmente indicada para pieles mixtas y grasas.




 

Después de limpiar la piel y con esta seca, deberemos aplicar la capa sobre todo el rostro exceptuando la zona de los ojos y boca.  La dejaremos actuar entre 10 y 15 minutos (yo siempre la dejo un poquito más, hasta 20), y la aclararemos con agua templada.
Yo en mi caso, siempre me aplico esta mascarilla después de exfoliarme y aplicarme la mascarilla de Innisfree (aqui). También os aconsejo que podéis hacerlo después de usar una de arcilla verde o cualquier otra limpiadora o reguladora que uséis normalmente.
El olor que desprende es: increíble.  Para mí esto es muy importante ya que aprovecho cuando llevo una mascarilla puesta para relajarme, y si el olor es desagradable dudo que lo consiga.
La textura de la mascarilla es muy fresca, cremosa y suave, es muy fácil de aplicar y muy fácil de "llevar puesta".  

 


El resultado después de 20 minutos y del correspondiente aclarado, es una piel limpia, fresca y tersa.  La mascarilla aporta una frescura increíble, así que si tenéis algún brote de acné o la piel sensibilizada por causas externas (frío, calor, sol, alergias...), os calmará muchísimo y se verá más relajada.  Lo de los poros más cerrados... que queréis que os diga...no lo he notado pero el resultado aún sin eso de la máscara me gusta mucho.



Os recomiendo que probéis o investiguéis alguna de las demás mascarillas de Skin Food.  Hay muchísimas y para muy diferentes problemas, y casi todas ellas tienen unas reviews muy buenas en internet.  Como el precio de todas ellas no es elevado, he probado también otras de las que ya os hablaré en su momento.
Por el momento, las que mejores críticas tienen son estas:
*SKIN FOOD Rice Mask Wash Off
Mascarilla que contiene extracto de arroz (ingrediente muy utilizado en la cosmética asiática) que hidrata, iguala e ilumina el tono.  Deja la piel iluminada, suave y limpia.



*SKIN FOOD Black Sesame Hot Mask


*SKIN FOOD Black Sugar Mask Wash Off
De esta mascarilla os haré una completa review en otro post.



La mascarilla tiene 100 gr. y un precio aproximado de entre 7€ y 8€ incluído el envío.  Ya sabéis, la podéis encontrar en ebay y algo más barata en tiendas on line de cosmética asiática como Sasa.

¿Os animáis con la "kiwi mask"?
Enlaces a esta entrada
Hello pottingers!

Lo primero de todo, lo siento!, siento por desaparecer tantos días sin dejar rastro pero entre líos que he tenido y vacaciones muy esperadas, deseadas y necesitadas, no he dado señales de vida y no he actualizado el blog.  Pero... ya he vuelto, con las pilas cargadas llena de productos muy interesantes para comentar.

Hoy vengo con una entrada algo... diferente.  Ya sabéis que me apasiona la cultura y la estética asiática Y me encanta saber "lo que se cuece" por aquellos lares en todos los sentidos.  Me divierte muchísimo ver las tendencias en moda y belleza que siguen pero la mayoría de las veces se vuelven literalmente locos con las cosas que se inventan destinadas a la belleza.

Este invento, el Epistick, es muy conocido en foros y sirve para depilarse, principalmente el vello facial.  Yo no lo he probado pero hasta donde he leído aunque es barato, es bastante molesto...





Esto que a simple vista podría parecer otra cosa, se llama Face Slimmer, sirve para ejercitar los músculos faciales y así evitar la flacidez y las arrugas en esa zona.  Hay que pronunciar las 5 vocales durante 3 minutos al día y... voilà fuera arrugas por el módico precio de 70€.  Sin comentarios.








El Nose Up es un cachivache que sirve para afinar la nariz y para hacerla más respingona...






Aunque para este fin hay muchos otros parecidos:

The Beauty Lift High Nose se usa 3 minutos al día 






El Beauty Nose se utiliza sólo 5 minutos al día y tiene 2 niveles de presión




El Beauty Smile Trainer sirve, en teoría, para aprender a sonreir.  Sí, habéis leído bien, para tener una bonita sonrisa y si no, mirad a la chica de la foto en la que claramente se ve cómo ya ha aprendido a sonreir gracias a este invento (je, je...)






También para el mismo fin está el Happy Smile Trainer 



A las asiáticas les obsesionan sus ojos y una de sus locuras estéticas más extendidas es occidentalizarse los ojos y así dejar de tener los ojos rasgados.  Muchas, optan por la blefaroplastia (quitar el pliegue de la piel del párpado) o por la epicantoplastia (agrandar el ojo quitando el típico aspecto oriental).  Pero muchas otras eligen métodos más caseros en los que literalmente pegan y remeten el párpado consiguiendo casi el mismo aspecto.
Para eso sirve el Koji Eye Talk.

 









El Eye Slack Haruka sirve para atenuar las arrugas de los ojos y reducir la flacidez en esa zona a través del calor y la vibración del aparatejo.







Para un fin parecido está el Mejikara, unas gafas que realizan un suave masaje para evitar las arruguitas en la zona orbicular.




Mejikara Anti-Arrugas Gafas

Y para reducir y evitar todas las arrugas del rostro tenemos el  Pin Up! Face Supporter que promete ser mejor que un lifting.






O también el Houreisen, solo que en este hay que hacer ejercicios durante 5 minutos diarios abriendo y cerrando la boca, con esto olvídate del botox.





Y para las arrugas de la frente, sin duda lo mejor es el Oyasumi Goodnight Stretcher, que tiene la ventaja de usarse mientras duermes por lo que te levantas con la cara como el culito de un bebé.












Por último, os dejo un vídeo, de los muchos que circulan por internet, de los cambios tan radicales que, gracias al maquillaje, consiguen las asiáticas. La verdad es que es casi milagroso!!



¿Qué os parecen estos inventos-locura?, ¿os animáis o habéis probado alguno de ellos?
Enlaces a esta entrada