Hello pottingers!

Antes de comenzar con el post de hoy, quiero saludar con todo mi cariño a la gente de México, Chile, Argentina y EEUU que leen mi blog.  Sé que sois muchos los que me leéis desde allí, así que mil gracias y muchos besicos para todos vosotros, y sobre todo pero sin desmerecer a los otros, para los lectores mexicanos que son los más numerosos y a los que tengo gran cariño por lo que me gusta su país.

Hoy toca otra entrada dedicada a las pestañas... quizás me estoy haciendo pesada con el tema, espero que os gusten y que las encontréis interesantes.  No me olvido de la cosmética asiática y de otro tipo de productos que tengo para comentar, prometo intercalar entradas para que no sea tan rollo ¿ok?.

Volviendo al tema de las pestañas...os planteo una pregunta, si todas las noches nos aplicamos un contorno de ojos, un serum o una crema hidratante ¿por qué no usar un tratamiento para las pestañas que sufren igual o más que la piel? Yo desde luego, hace tiempo que he incorporado este tipo de productos a mi rutina facial diaria y no pienso dejar de usarlos.

Double-Lash de Mavala


 

Mavala es un laboratorio suizo, creado en 1958 por Mrs Madeleine VAN LANDEGHEM. Todos sus productos están desarrollados y hechos en Suiza bajo las normas de calidad y controles más estrictos.  Muchas de vosotras conoceréis Mavala por su conocida gama de cuidado de uñas y sus famosos mini esmaltes, pero Mavala es mucho más que eso ya que posee una gama de productos de cuidado facial, corporal y maquillaje de muy alta calidad. 

Double-Lash es un producto que está en el mercado desde 1967 y que pertenece a la gama de productos Eye-Lite, del que es uno de los best seller.

Double-Lash es un tratamiento nutritivo para las pestañas que se aplica como una máscara y estimula su crecimientoA su vez, refuerza y protege las pestañas mientras les proporciona un aspecto natural y sedoso. Su rica fórmula contiene proteínas e ingredientes naturales que estimulan un crecimiento rápido de las pestañas a la vez que les proporciona brillo y volumen

Doble-Lash contiene un extracto natural rico en vitaminas y proteínas que fortalecen, recubren y protegen las pestañas lo que hace que estas se vuelvan sanas, largas y fuertes. Este tratamiento ayuda a alargar y densificar las pestañas notablemente.




 ¿Cómo se usa?
Aplicar cada noche sobre las pestañas perfectamente limpias y dejar actuar toda la noche. Para observar los primeros resultados deberemos esperar un mínimo de 30 días. 
Pese a que evidentemente no es tóxico y está oftanmólogicamente probado y testado, hay que evitar que entre en contacto con los ojos.  Hay que aplicarlo sobre las pestañas como si fuera una máscara, evitando el contacto directo con el ojo, esto es un punto que lo diferencia en mucho de la Abéñula, ya que esta no sólo no hay que evitar que entre en el ojo sino que hay que procurar que parte del producto entre en él para favorecer su lubricación natural.



Yo lo compré hace más o menos un año y he estado usándolo antes y durante todo el verano.  He notado que mis pestañas se han fortalecido y repoblado en parte.  Me parece un producto estupendo para usar como tratamiento prolongado puesto que cunde mucho y dura muchos meses, es muy fácil de aplicar, de llevar y no es excesivamente caro.  Además está respaldado por unos magníficos resultados y muchos años en el mercado.
En el envase, es un líquido blanquecino pero en las pestañas queda absolutamente transparente y se seca rápido.

El envase no es el mejor, prefiero el de Lipocils de Talika, y al cabo del tiempo el líquido va solidificando, pero en general, es un buen producto.
Se tarda a ver los resultados algo más que en el caso de Lipocils, pero sin duda, veréis que vuestras pestañas cambiarán notablemente. Las veréis más fuertes, se caen menos y mucho más bonitas.

Por supuesto, también es libre de prostaglandina. 

Podéis comprarlo en el Corte Inglés, en parafarmacias, y por supuesto en mundo Ebay desde 9€.

Puntuación: 8/10
¿Lo volvería a comprar?. Sí, de hecho es el segundo que compro, pero como os he dicho más veces, sigo incansable la búsqueda de nuevos productos pestañiles.

¿Os animáis con ello?
 
Enlaces a esta entrada
Hello pottingers!

A ver si cumplo mi promesa de 2013 de actualizar más a menudo... prometo que intentaré cumplirla porque me encanta dedicarle tiempo a mi blog, aunque dentro de unos cuantos meses, me será un poco más... complicado ().

Hoy vuelvo con otra entrada dedicada a las pestañas, ya sabéis que he dividido el tema en varios post porque creo que así es más fácil de leer y queda mucho mejor explicado.  La otra entrada fue dedicada a la Abéñula, si queréis leerla podéis hacerlo aquí

 

Lipocils de Talika


 

Los laboratorios Talika son unos laboratorios franceses que nacen en 1948 y que a diferencia de otros, se centran en 3 campos de la belleza: ojos (pestañas, cejas y contorno), cara y uñas, basándo su éxito en productos naturales.  Tienen 25 productos en el mercado y sobre todo en el tratamiento de los ojos, muchos de ellos llevan muchos años siendo líderes en ventas y abriendo mercado para muchos otros que han surgido después.

En concreto, los tratamientos Talika para las pestañas son:

    • -Lipocils Expert
    • -Lipocils
    • -Crema para las pestañas
    • -Alargador de pestañas
    • -Rizador de pestañas

Lipocils Expert es el último en aparecer en el mercado, yo no lo he usado pero tiene una pinta estupenda, quizás sea el siguiente que me compre...
Del que yo os voy a hablar aquí es del Lipocils 10 ml., el de siempre desde que se lanzó en 1996.

Este tratamiento garantiza el crecimiento de las pestañas tras 28 días de aplicación, mientras aporta fuerza y vigor.  Está destinado para todo aquel que tiene pestañas cortas, escasas (con calvas) o para aquel que nota una pérdida excesiva de pestañas.
Es un producto natural cuyos ingredientes principales son la lecitina de soja, avellana y alantoína. Además es una fuente de liposomas.
Según un ensayo clínico, el porcentaje de mujeres que tras 3 semanas de uso alcanzaron la máxima longitud de sus pestañas fue de un 88%, y en las cejas de un 90%.  Esto significa que la longitud de las pestañas aumenta de 0,5 a 2,5 mm.
Es un producto apto para pieles y ojos sensibles y que puede usarse aunque se lleven lentes de contacto.



Personalmente, Lipocils fue el primer tratamiento para las pestañas que usé y que obtuve resultados.  Recuerdo que el primer envase que compré fue hace ya más de 6 ó 7 años y le tengo una fé absoluta. Luego por circunstancias, lo he usado en intervalos de tiempo y ha habido temporadas en las que le he sido infiel, pero lo que os puedo decir es que siempre vuelvo a él.

Yo siempre he tenido las pestañas largas pero muy rectas pero empecé a ver que después de mucho tiempo utilizando un rizador y ningún tratamiento fortalecedor de pestañas, mis pestañas estaban débiles, escasas, quebradizas, más claras y sin fuerza.  Yo achaco esto al uso diario del rizador y creo que pese a que muchas bloggers y asesoras de belleza insisten en que el uso de un buen rizador (no de los chinos), no afecta, yo no lo creo así.  Yo uso el rizador de Shu Uemura y os aseguro por experiencia propia, que no es bueno para las pestañas su uso diario (siento si alguien discrepa).
Yo os puedo decir que después de los 28 días que promete su publicidad se notan los resultados, pero si sois constantes y seguis usándolo a diario, al cabo de los 6 o 7 semanas, notaréis unas pestañas largas, oscuras, rizadas y espesas.  Para mí es un producto milagro al que vuelvo cuando observo que mis pestañas vuelven a debilitarse.



Es un producto natural que no contiene bimatoprost, medicamento que se usa para tratar la hipotricosis (cantidad de cabello menor que la normal) de las pestañas, por tanto libre de prostaglandina. Esto es muy importante porque algunos de los productos que se han hecho muy populares en foros para el crecimiento de las pestañas, contienen este compuesto que puede tener efectos secundarios muy graves tales como oscurecimiento del párpado o cambio del color del iris.

¿Cómo se usa?
Lipocils debe aplicarse los primeros 28 días día y noche a ras de las pestañas y siempre que estas estén limpias y desmaquilladas.  Después de este tiempo, bastará una sola aplicación por la noche.
Debe aplicarse en la raíz porque es ésta la que genera pestañas nuevas y hace que estas crezcan. 
Se trata de un gel totalmente transparente que se aplica igual que un rimel, no deja ningún resíduo y no se nota que lo llevas.  Ya sé que Taliza recomienda usarlo día y noche pero como yo por la mañana suelo usar máscara, sólo lo utilizo de noche. En cualquier caso, los resultados han sido excelentes pese a un solo uso.

¿Es oro todo lo que reluce?
No todo podía ser bueno,  si dejáis de usarlo vuestras pestañas volverán a ser de la longitud que eran antes de usar el tratamiento.  Pero esto ocurre con todos los productos para pestañas, una vez que se empieza para mantener los resultados hay que seguir usándolos.

El envase, aunque es pequeño (10 ml.) dura fácilmente 6 ó más meses, todo dependerá del uso que le déis y el precio ronda los 30€.  Lo podéis encontrar en el Corte Inglés, Sephora, parafarmacias y el amplio mundo de las compras on line, donde está algo más barato.

Puntuación: 9.5/10
¿Lo volvería a comprar?. SÍ, sin duda pero antes os presentaré otros tratamientos que también dan resultado y otros que quizás compre.

¿Qué os parece, os animáis con el Lipocils?







Enlaces a esta entrada
Hola pottingers!

Las que sois lectoras del blog ya conoceréis mi obsesión/pasión por las pestañas.  Os he hablado de máscaras de pestañas, de pestañas postizas y de extensiones.  Por lo que he pensado que lo último que me faltaba era hablar de los productos de tratamiento dedicados a esta parte del rostro.  Considero que unas pestañas largas, rizadas, curvadas y negras, son la guinda a un buen maquillaje o simplemente un rostro bonito sin maquillar.

Hace ya mucho tiempo que soy asidua a comprar todo tipo de productos para las pestañas.  Desde adolescente me obsesiona tenerlas largas y bonitas y siempre me he preocupado por leer e informarme sobre los remedios desde los más caseros hasta los más novedosos para el cuidado de las pestañas.  Es más, recuerdo que con 14 años, se nos ocurrió a una amiga y a mí, que si nos cortábamos las puntas del pelo para que nos creciera más fuerte y más sano, lo mismo podíamos hacer con los "pelitos" de los ojos.  Y ahí nos tienes a dos quinceañeras locas cortándonos las puntas de las pestañas!!.  No nos sacamos un ojo con las tijeras de MI-LA-GRO.  Resultado: no lo hagáis porque nos dejamos unos trasquilones de cuidado, no es nada fácil cortarse las pestañas.  Niños no lo hagáis.

Dejando a un lado experiencias locas de hace mil años, hoy os hablaré de lo que he usado hasta el momento y de si me ha dado o no buenos resultados.  
Como me ha salido un post larguíiiiiiiiiiiiiiiiisimo (habitual en mi blog), he pensado dividir las entradas, espero que así sea más fácil de leer.
En cualquier caso os adelanto que los productos de los que os hablaré son estos:


Abéñula Blanca
Double Lash de Mavala
Lipocils de Talika
Lashem
...


La entrada de hoy es sobre la Abéñula blanca.
 
Abéñula
 

La Abéñula es más vieja que la tos, es algo que si preguntáis a madres y abuelas, seguro que recuerdan haber comprado y usado.  Es un producto español, creado en los años 30 por un médico oftanmólogo y en aquellos años era prácticamente el único maquillaje para ojos que se podía encontrar ya que además de ser un producto fabricado y distribuído en España, se convirtió en una pomada oftanmológica muy reconocida.

Abéñula tiene 2 tipos, la de colores (negra, blanca, azul, marrón, verde, celeste y gris) y la denominada "Descanso".  Todas ellas tienen como finalidad la salud ocular pero hay que diferenciar si lo que queremos es más su uso para evitar la irritación de los ojos, en cuyo caso elegiremos la "Abéñula Descanso" o si preferimos usarla para fines estéticos, que elegiremos la blanca o la de colores.

La Abéñula blanca estimula el crecimiento de las pestañas de nueva formación, adquiriendo éstas su longitud y curvatura normales, acentúa la transparencia de la córnea, favorece la secreción lagrimal, corrige la irritación del borde de los mismos, y resalta la expresión visual.  Además puede usarse también como desmaquillador de ojos.
En el caso de la Abéñula de colores se puede utilizar como sombra de ojos, khol y máscara de pestañas.

La Abéñula Descanso elimina la fatiga visual, y la sensación de ojo seco causado por el ordenador, humo, natación... También previene la irritación de los ojos porque lubrica el globo ocular y favorece la secrección lagrimal. 
En mi caso he usado las 2, aunque tiré el envase de la Abéñula Blanca y sólo guardo la Abéñula Descanso (sorry...)



¿Cómo se usa la Abéñula?, muy sencillo.  Si queremos usarla como pomada, hay que coger una pequeña cantidad con el palito y aplicarla sobre el párpado superior y extenderla con los dedos en sentido circular dando un suave masaje con los ojos cerrados procurando que una pequeña cantidad del producto entre en los ojos.
Si queremos usarla como tratamiento nocturno para las pestañas también hay que coger una pequeña cantidad con el palito y aplicarla sobre el nacimiento de las pestañas y sobre ellas para estimular el crecimiento de las pestañas de nueva formación, adquiriendo longitud y curvatura. 
Os recomiendo que si la usáis lo hagáis por la noche porque es bastante grasa y deja muy brillante el párpado por lo que lo mejor y recomendado es usarla mientras dormimos.

La Abéñula se compra en farmacias y parafarmacias y su precio oscila los 3€ por 2,5 gr. de producto (con diferencias notables depende de donde la compréis).  En el caso de la Abéñula Descanso, es algo más cara, ronda los 5€ por 4,5 gr.

Opinión:
Hace muchos años que me la compré y no recordaba haber obtenido unos resultados destacables, pero de un tiempo a esta parte, tanto bloggers, como foros me la volvieron a recordar insistiendo en los fantásticos efectos de su uso por lo que me la volví a comprar.  
No tengo nada que decir en contra de sus efectos lubricantes para el ojo, yo tengo los ojos muy sensibles y cualquier cosa que me ayude me va bien pero prefiero las lágrimas artificiales o los colirios.
En cuanto al crecimiento de mis pestañas yo no he notado grandes cambios por no decir ninguno, no me han crecido nuevas, no las tengo más fuertes y no están más curvadas por lo que creo que ésta ha sido la última oportunidad para la Abéñula, no la volveré a comprar.

¿Y vosotras, habéis usado la Abéñula?




Enlaces a esta entrada